21.8.12

MODO O ESTILO DIRECTO LIBRE

Corresponde a la reproducción textual del discurso del personaje, pero sin que medie la introducción del narrador mediante formas verbales. El narrador renuncia a su rol de mediador.

EL MISMO PERSONAJE CUENTA LA HISTORIA

EJEMPLO:

El sujeto se acercó titubeante a la mujer.
·       Sabes bien que te he querido siempre -.

MODO O ESTILO INDIRECTO.
Corresponde a la reproducción  de lo dicho o pensado por otro o por uno mismo no de forma literal, sino como una oración subordinada que actúa como complemento del verbo principal:
Me miró fijamente y dijo que nunca había imaginado que fuera pérfido; María pensó que no era a ella a quien prefería; Al verlo me dije que seguramente había suspendido el examen. (Se le denomina también cita indirecta o discurso indirecto.)

El narrador cuenta la historia.

El diálogo en estilo indirecto alude a lo dicho por los personajes desde el punto de vista  del narrador; no se ajusta a los enunciados textuales.
La importancia es concebida a las palabras y pensamientos de los personajes.

A diferencia del estilo directo, en el indirecto no se utilizan comillas ni ninguna forma especial de presentación, pues no se trata de cita directa, es decir, con las palabras pronunciadas o pensadas, sino de un resumen de lo que otro dice o piensa.

El narrador no reproduce la propia forma de expresión del persnaje, sino que subordina el discurso de éste al suyo propio. Normalmente, entre la oración principal y la subordinada suele haber un nexo, que en general es que.

EJEMPLO:

Él se acercó a ella, lleno de incertidumbre. Sabía  que la amaba y que jamás la habría dejado. Pero su corazón también  se desgarraba por su esposa, por sus hijos. Su decisión era inquebrantable: tenía que abandonarla para siempre”.

“Andrés se puso de pie violentamente. Todo el mundo parecía haberse unido en contra suya, su abuela, don Emiliano, Carlos, Estela, cada palabra se transformaba en un latigazo en sus zonas más sensibles. Se apoyó a la ventana, mirando el jardín y la noche reciente de afuera. ¡Quería pensar, pensar!¿Pero de qué iba a servirle ya?¿No estaba todo perdido?...”


VOLVER

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. muy bueno me sirvio mucho para una prueba

    ResponderEliminar